lesiones-deporte-clinica-fisioterapia-madrid-global-wellbeing

Análisis de las lesiones más frecuentes en el deporte

¿Practicas algún tipo de deporte?

Los deportístas que practican todo tipo de deportes están expuestos a una serie de lesiones deportivas que pueden hacer que sus carreras sufrán un parón temporal o en algunos casos se da la posibilidad de que tengan que abandonar la práctica de su deporte favorito incluso para el resto de su vida.

En este post de nuestra clínica de fisioterapia en Madrid Global WellBeing vamos a analizar el tipo de lesiones que se pueden dar en el mundo deportivo (diferencias en agudas y crónicas).

Lesiones en el deporte

Lesiones deportivas agudas

Las lesiones agudas ocurren cuando estamos realizando nuestro deporte favorito, por ejemplo en pleno partido de fútbol, dándolo todo en el gimnasio o en medio de una carrera de 1500 metros lisos, las más frecuentes son las que alcanzan las zonas de los tobillos (Esguinces), las muñecas y manos (como fracturas) o distensiones en la zona lumbar. Su identificación es muy clara debido a que se producen los siguientes síntomas:

  • Se pasa de la normalidad a sentir un dolor muy intenso y localizado.
  • La zona afectada comienza a hincharse (hinchazón).
  • En el caso de que la zona alcance las piernas, la persona afectada no podrá siquiera apoyarse.
  • Huesos y articulaciones se descolocan y se puede apreciar a simple vista como están fuera de su lugar.
  • Las articulaciones afectadas no pueden realizar los movimientos normales para los que están diseñadas.

Lesiones deportivas crónicas

Este tipo de lesiones se dan tras la práctica de un deporte o tras un largo periodo de tiempo de práctica deportiva, sus síntomas no son tan inmediatos como las agudas, pero comparten algunas características como veremos a continuación, las podemos identificar de la siguiente manera:

  • El dolor se produce cuando practicamos deporte, pero no de una forma tan repentina como las agudas.
  • Este dolor se da incluso en reposo o llevando a cabo otro tipo de actividad.
  • El Hinchazón también se produce, pero no de manera repentina.

Lesiones deportivas más frecuentes

lesiones-deporte-clinica-fisioterapia-madrid-global-wellbeing-3

Lesiones en los tendones

Suelen producirse bien por el uso de material o calzado inadecuado o por culpa de un terreno irregular o demasiado duro para practicar ejercicio (tendinitis) o bien como consecuencia de una contusión (tendosinovitis).

  • Tendinitis de inserción o entesitis. Se caracteriza por la inflamación de las inserciones de los tendones en el hueso debido a microrroturas fibrilares causadas por sobrecarga. En un alto porcentaje de casos se trata de una lesión recurrente.
  • Tendinitis. En este caso generalmente se inflama el cuerpo del tendón, aunque también puede afectar a la vaina (tenosinovitis) o el peritendón (peritendinitis).
  • Rotura parcial. Suele producirse especialmente en los tendones más largos y se caracteriza por la rotura de unas pocas fibras.
  • Rotura total. Se rompe el tendón completamente y suele ocurrir en los deportistas más veteranos.
  • Luxación. Se produce el desplazamiento del tendón de su posición natural al realizar determinados movimientos. Es una lesión muy poco frecuente.

Lesiones por sobrecarga

Son las lesiones que afectan al aparato locomotor con una intensidad de leve a moderada, actuando de forma repetitiva y acumulativa.

Lesiones musculares

dentro de ellas están las provocadas por factores externos (contusiones y heridas) y las producidas por factores internos (distensiones, desgarros, tirones o roturas musculares).

  • Contusión. Se producen por un golpe sobre el músculo y pueden ocasionar, inflamación, dolor y hematoma.
  • Calambre. El músculo se contrae de forma súbita y se acorta durante unos instantes, produciendo un intenso dolor que dura unos instantes antes de calmarse, aunque no totalmente.
  • Contractura. En este caso la contracción repentina del músculo se mantiene en el tiempo, causando dolor y limitando el movimiento.
  • Distensión. También se denomina hiperextensión o elongación muscular. Se genera cuando el músculo se estira más de lo que puede abarcar. Causa un dolor difuso que perdura en el tiempo.
  • Rotura fibrilar o desgarro muscular. Se rompen una o varias fibras del tejido muscular y su gravedad depende de la extensión de la lesión y de su duración. El dolor es agudo y muy localizado, aunque los más graves causan la inmovilidad inmediata del músculo.
  • Rotura muscular completa. El músculo se rompe completamente. El dolor es intenso y se siente la imposibilidad de mover el músculo, causando la inmovilidad

Lesiones de ligamentos

Un mal movimiento o incluso un golpe pueden provocar un esguince, una distensión o una rotura de los ligamentos del tobillo, de la rodilla, etcétera. Hay distintos grados que marcan la gravedad de la lesión y el periodo de recuperación.

Lesiones de huesos

Un fuerte traumatismo puede causar una fractura del hueso de mayor o menor grado (fisuras) cuyo periodo de curación suele ser más extenso que el resto de lesiones. Además de las fracturas pueden darse otros problemas en los huesos, como un crecimiento desigual, un desgaste del hueso o una periostitis o inflamación del periostio (membrana que recubre al hueso).

Fracturas

Ocurre cuando un hueso se rompe total o parcialmente. Puede causarla una caída, un golpe fuerte y, a veces un movimiento de torsión (contracción violenta de un músculo). Estas lesiones solamente pueden poner la vida en peligro si van acompañadas de hemorragia arterial o si comprometen el sistema nervioso, produciendo parálisis como en las fracturas de la columna vertebral. Estas fracturas pueden ser:

  • Fractura cerrada. Es aquella en la cual el hueso se rompe y la piel permanece intacta.
  • Fractura abierta. Implica la presencia de una herida abierta y salida del hueso fracturado al exterior. Por ejemplo: Cuando un brazo o una pierna se dobla de tal manera que el hueso termina perforando la piel. Las fracturas abiertas son las más peligrosas; estas conllevan el riesgo de infección y de hemorragia.

Luxaciones

Las Luxaciones generalmente son más obvias que las fracturas. Una luxación se observa cuando un hueso se ha desplazado de su articulación. Este desplazamiento es causado, generalmente, por una fuerza violenta que desgarra los ligamentos que mantiene los huesos en su sitio. Cuando un hueso se sale de su sitio la articulación deja de funcionar. El hueso desplazado a menudo forma una hinchazón, una prominencia, o una depresión, que normalmente no esta presente. Las articulaciones más afectadas son: hombro, codo, cadera, rodilla, tobillo, dedo pulgar, dedo grueso del pie y mandíbula. En caso de accidente automovilístico es frecuente la luxación de las vértebras cervicales.

Lesiones en las articulaciones

Frecuentes en los deportes de pelota (baloncesto, fútbol…), podemos hablar de traumatismos articulares, luxaciones… por lo general son dolorosas y suelen acompañarse de otros problemas, fundamentalmente derrames.

  • Huesos.  Las lesiones articulares óseas pueden ser fracturas, con la rotura parcial o total del hueso, y las luxaciones, que provocan la salida de de su posición normal de uno de los huesos que configuran la articulación.
  • Cartílagos. Recubren el extremo del hueso y hacen que la articulación funcione correctamente, evitando la fricción entre los huesos (los meniscos son cartílagos). Entre las lesiones más frecuentes causadas por el deporte hay que destacar la condromolacia, que implica la alteración del cartílago como consecuencia generalmente de un traumatismo, y la osteocondritis, que es la inflamación del cartílago.
  • Membrana sinovial. Es una membrana que recubre toda la articulación para protegerla y que está llena de líquido sinovial. La lesión más frecuente es la sinovitis, es decir una irritación de lo inflamación de la membrana debido a un golpe, una torcedura de la articulación o una mala postura, lo que causa un aumento del volumen de líquido sinovial.
  • Bursas. Son unas estructuras blandas en forma de saco se encuentran entre los músculos, los tendones, los ligamentos y las prominencias óseas que configuran la articulación y cuya función es evitar la fricción de los huesos durante el movimiento y amortiguar la presión que se ejerce sobre la articulación. La lesión más frecuente es la bursitis, es decir una inflamación de la bursa, que puede llegar a ser crónica tras sucesivos episodios. La pueden causar contusiones, movimiento repetitivos y una presión continuada sobre la misma.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo?

Concerta una cita con Global Wellbeing

Pide tu cita previa en el teléfono: 91 115 68 22

¿Eres empresa?

Fisioterapia para Empresas en Madrid

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 Comments

  • cocinas para niños

    17 diciembre, 2017, 3:32 pm

    Este artículo es genial, voy a compartirlo en Facebook 🙂

  • argentina warez

    15 febrero, 2018, 1:47 am

    buen articulo, muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *