Tratamiento Visceral

Terapia Visceral u Osteopatía Visceral es la parte de la osteopatía que se encarga de recuperar la movilidad y motilidad de la víscera u órgano desde un prisma integral del cuerpo buscando la mejora de su nutrición (vascularización) e inervación para restablecer el equilibrio fisiológico del organismo. Así, junto con la osteopatía craneal y estructural, se realiza un abordaje holístico de la persona.

Podemos distinguir 3 tipos de movimiento visceral: Motricidad es el movimiento que viene acompañado por las estructuras del aparato locomotor que le envuelven y la respiración. Movimiento voluntario regido por las fibras musculares estriadas inervadas por el sistema nervioso central. El movimiento involuntario que son movimientos rítmicos/automatismos del diafragma, corazón y peristaltismos del sistema digestivo gobernados por el sistema nervioso autónomo. Motilidad es el movimiento propio/intrínseco de la víscera,  donde teorías indican que procedería de la memoria celular durante el desarrollo embrionario.

Los órganos se mueven desde varios ejes de movimiento y con una amplitud determinada. Tanto su movilidad como motricidad se puede ver alterada produciendo fijaciones y restricciones por diferentes circunstancias: infecciones, inflamaciones, reacciones alérgicas, postparto, cirugías, adelgazamiento rápido, astenia, bloqueos articulares, contracturas musculares, depresión (actitud postural)… Tras estos procesos es fundamental el tratamiento osteopático para recuperar la funcionalidad visceral.

Varios de los objetivos de la terapia visceral manual u osteopatía visceral son proporcionar y mejorar la movilidad y motilidad de las vísceras en su cavidad (movimiento propio de la víscera), favorecer la circulación sanguínea, mejorando la fluidez de la sangre por las arterias, venas y capilares, mejorando así la nutrición de los tejidos. Liberar de tensiones musculares y espasmos viscerales, eliminar fijaciones y restricciones en los diferentes planos. Que los planos de deslizamiento consigan su lubricación natural y los elementos de unión/sujeción estén lo más elásticos posibles. Restablecer el arco de movimiento de las estructuras y articulaciones que estuvieran comprometidas en la lesión.

En el presente que nos está tocando vivir muchos de las personas que han pasado por el COVID19, hayan estado ingresados o no, tienen restricciones respiratorias, astenia, pérdida de los sentidos del gusto y olfato, problemas dermatológicos, pérdida de masa muscular… Esta terapia le ayudará a recuperar esas limitaciones y disfunciones para mejorar su calidad de vida diaria y de cara al futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *